Home / Salud  / PROTECCIÓN Y FOTOSENSIBILIDAD AL SOL

PROTECCIÓN Y FOTOSENSIBILIDAD AL SOL

La preparación de la piel para adecuar y mantener la piel en un estado sano y saludable es importante ante la exposición solar. La recomendación de protegernos siempre del sol está adquiriendo especial interés en la salud por el gran

La preparación de la piel para adecuar y mantener la piel en un estado sano y saludable es importante ante la exposición solar.

La recomendación de protegernos siempre del sol está adquiriendo especial interés en la salud por el gran aumento, en las consultas, del cáncer de piel.

No olvidemos que el aumento de melanina o pigmento que se produce al tomar el sol y broncearnos se acumula en las células epiteliales superiores y es el resultado de la respuesta a un daño celular.

El daño del sol tiene memoria en nuestra piel, por lo que es recomendable no hacer exposiciones prolongadas y evitar las horas centrales del día, que son las de máximo riesgo para quemarse, es decir, desde las 12.00 hasta las 17.00 horas, por el aumento del índice de radiación ultravioleta. Aún en los días con cielo cubierto los rayos solares rebotan en las nubes e inciden su radiación en nuestra piel.

Los efectos dañinos del sol hacen que se produzca un aumento de radicales libres y un daño en nuestro ADN celular, lo que provoca envejecimiento de la piel y un aumento de la oxidación celular que puede provocar con el tiempo cánceres de piel (principalmente el carcinoma basocelular y el carcinoma escamoso, en zonas no expuestas, el melanoma).

La recomendación de protegernos siempre del sol es la mejor prevención: con ropa adecuada, sombreros, gafas, ropas que no lo absorban…, y cremas con filtros solares que hagan de pantalla solar y sean capaces de dispersar o reflejar las radiaciones ultravioletas, causantes de manchas, arrugas prematuras, envejecimiento de la piel y algunos tipos de cáncer de piel.

Además, debemos tener especial cuidado con la toma de algunos fármacos, siempre prescritos por el médico y que se han de tomar si nos lo requiere para ciertas patologías. Ya en consulta nos avisan de la posibilidad de ser fotosensibilizante al tomar el sol. Nunca debe autoretirarse y siempre hay que seguir las pautas que el médico prescribe.

Las reacciones de fotosensibilidad al contacto con el sol pueden producir sintomatología tan diversa como eritema, erupción de manchas rojas, picor y dolor, e incluso a veces pueden aparecer ampollas.

En algunas enfermedades autoinmunes hay un componente hereditario al desarrollar estas reacciones ante la luz solar, como algunas porfirias y el lupus eritematoso.

Esta reacción de hipersensibilidad ante la exposición solar ocasionada por la ingesta de algunos fármacos o sustancias tópicamente al contacto con la piel da lugar a dos tipos de reacciones: la fototoxicidad y la fotoalergia.

En la fototoxicidad química aparece enrojecimiento, inflamación, dolor a la palpación e incluso decoloración. Solamente se produce en zonas expuestas al sol. Aparecen justamente tras unas horas de la ingesta sistémica o tópica. A mayor dosis, mayor reacción fototóxica. Son generalmente tras la ingesta de algunos antibióticos, diuréticos, antiacneicos, antiepilépticos, antiinflamatorios…

Son las reacciones más frecuentes y producen reacciones fototóxicas, eritema o inflamación de la piel con manchas enrojecidas, vesículas y ampollas.

En la fotoalergia se produce tanto en zonas expuestas como no expuestas al sol. Generalmente aparece entre las 12 y las 72 horas tras la exposición y como resultado de la actuación del sistema inmunitario. En esta fotoalergia, el fármaco se transforma en un antígeno y como tal el organismo lo detecta como agente extraño reaccionando ante él y liberando productos químicos como histamina, que produce dermatitis de contacto, como eczema, pápulas edematosas y prurito.

Por tanto, es muy importante protegernos de la luz solar si se toma medicación, puesto que son muchos los fármacos que producen sensibilización, y de uso muy común.

Y ante cualquier duda, siempre consultar con el médico y nunca dejar la medicación. Especial cuidado con las fechas de caducidad de fármacos y productos químicos (bronceadores, insecticidas, aceites esenciales, etc.), ya que al contacto con la piel nos pueden producir reacciones de sensibilidad.

Dra. Esther Álvaro

Licenciada en Medicina y Cirugía

Medicina Integrativa

nuria@immpulso.es

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.