Tiempos inciertos

Ha quedado claro después de los momentos que estamos viviendo que el futuro nunca está asegurado. Que aquello que ha de ocurrir es desconocido e imprevisto. Esto nos lleva a vivir tiempos inciertos donde la duda nos asalta

Ha quedado claro después de los momentos que estamos viviendo que el futuro nunca está asegurado. Que aquello que ha de ocurrir es desconocido e imprevisto. Esto nos lleva a vivir tiempos inciertos donde la duda nos asalta y tal vez no sepamos qué hacer exactamente. La respuesta es más sencilla de lo que parece. Seguir adelante. No dejar de soñar, de hacer nuestros proyectos, o de trabajar para recuperarnos de las perdidas. El futuro en realidad siempre ha sido incierto. Nosotros siempre hemos dado pasos con la ilusión de que el futuro será como nosotros nos lo imaginamos. No es que esté mal hacerlo. Pero no es bueno aferrarse a esa idea de futuro. Hay que vivir el presente y visualizar un futuro. Hay que trabajar y vivir hoy creyendo en un futuro. Pero no aferrándose a ese tiempo que ha de llegar. Los tiempos son cambiantes. El mundo en general ha cambiado en los últimos 40 años una barbaridad. Algo increíble e inimaginable para aquellos que puedan echar la vista atrás. Por consiguiente vive el presente, sé feliz ahora y trabaja en este instante por lo que quieres. Cree en un futuro, cree en que lo tendrás e ilusiónate en cómo podrá ser. Pero no creas en ese futuro de forma firme e incondicional. Conviértete en una persona con capacidad de adaptación. Vuélvete flexible a los cambios. Tal vez estas frases te ayuden a reflexionar un poco sobre lo que te estoy diciendo.


Dios dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar; valor para cambiar las cosas que puedo y sabiduría para conocer la diferencia.
Darwin decía: “Las especies que sobreviven no son las más fuertes ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”.
Así que sigue creciendo y caminando hacia ese futuro sin perder tu capacidad de adaptación, de cambio, de sorprenderte. No pierdas tu flexibilidad y sé capaz de cambiar de camino o de escenario. Hace tiempo que no uso esta frase para cerrar un capítulo pero creo que aquí y ahora es el momento adecuado: “No digo que sea fácil, digo que valdrá la pena hacerlo”.
Me despido con un fuerte abrazo para todos y un beso para todas.

Review overview
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.